La resistencia contra los ocupantes en el norte de Siria no ha terminado. YPG / YPJ no van a dar Efrîn por perdida. Entrevista con Şoreş Ronahî. (Şoreş Ronahî es miembro de la dirección de la Unión de Jóvenes de Rojava (Yekîtiya Ciwanên Rojava, YCR) y actualmente se encuentra en Şehba, Efrîn.)

Pregunta.- Para nosotros, la situación en Efrîn es de momento muy confusa. Por parte de las YPG, solo existe la declaración de que se pondrán a salvo tantos civiles como sea posible y que ahora la guerra está entrando en una nueva fase. Por parte de Turquía, hay informes de propaganda sobre la toma completa de la ciudad sin resistencia significativa. ¿Cuál es la situación allí mismo, cuál es la situación de lxs civiles, de la gente en la ciudad?

Por supuesto, la resistencia continúa. Está claro que el Estado turco afirma que Efrîn ha caído sin resistencia. Les gustaría que su ofensiva hubiera ido tan bien. Pero por supuesto, sucede lo contrario.

Como podemos ver en la declaración de las YPG, acabamos de lanzar una nueva fase de resistencia, que ya comenzó, con la retirada de la ciudad. Y esta fase está en marcha desde hace 3 ó 4 días. En la misma, ya se han llevado a cabo muchas acciones exitosas. Los días 18 y 19 de marzo, hubo acciones en Bilbilê, Cinderêsê y Raco donde se ha matado a más de 70 elementos enemigos, es decir, tanto de miembros de las pandillas yihadistas como soldados turcos. Y así seguirá a partir de ahora.

Por supuesto, no dejaremos que Efrîn caiga y nunca nos rendiremos. Y si la guerra siguiera 100 años más, resistiremos otros 100 años más. Claro, es una situación crítica, hay cientos de miles de personas huyendo. Especialmente en las imágenes de los últimos días, todo lo que hemos vivido aquí y todo lo que tuvimos que organizar, recuerda muchísimo a lo que sucedió en 2014 en Şengal. Cientos de miles de personas en la calle, sin comida ni bebida, sin un techo sobre sus cabezas y sin atención médica adecuada. Ahora estamos tratando de encontrar por lo menos unas soluciones temporales para estas personas.

¿Qué significa exactamente esta nueva fase de resistencia? ¿qué cambios habrá en las tácticas?

La guerra que se estaba llevando a cabo en Efrîn en los últimos dos meses ha sido un intento de librar una guerra de frentes para defender la ciudad. El problema era que, en última instancia, era una guerra entre un ejército revolucionario con armas ligeras y una maquinaria de guerra sofisticada y de alta tecnología de un Estado de la OTAN. La guerra que Turquía y sus pandillas han librado contra las YPG, YPJ y la gente de Efrîn ha sido una guerra de tecnología. Decenas de drones volando sobre la ciudad que controlan y registran cualquier movimiento y responden inmediatamente  atacando con misiles.

Cada vez que las pandillas encontraban resistencia, se retiraban y solicitaban el apoyo de la artillería o la fuerza aérea. Así, era una guerra contra la fuerza aérea y la artillería turca. No obstante, de vez en cuando era posible infligir fuertes daños al enemigo.

Si miramos los balances, naturalmente vemos grandes pérdidas de nuestro lado. Muchxs amigxs caídxs, muchxs civiles caídxs. Hace solo unos días hubo una masacre en Cinderêsê, en la que más de 200 civiles, que querían huir de allí, fueron masacradxs por la fuerza aérea turca. Sin embargo, también se han infligido duros golpes al enemigo. Miles de yihadistas muertos, miles de soldados turcos muertos. Esta fase de la guerra ya ha terminado, ya no llevamos a cabo una guerra de frentes, sino una guerra de guerrillas. Eso significa ataques al estilo “golpea y corre”, emboscadas, trampas, francotiradorxs o ataques con misiles. Con esta táctica la superioridad tecnológica del enemigo pierde su importancia.

La diferencia es que, hasta ahora, Efrîn ha estado en nuestras manos y lo hemos defendido, mientras que ahora, oficialmente, es decir, según la opinión del Estado turco, está en manos de Turquía. Esto significa que nuestras amigas y amigos ahora están operando “detrás de las líneas enemigas” y usarán todas las tácticas disponibles para dañar al enemigo, desgastarlo, destruir su moral y no darle respiro ni por un momento. Utilizamos esta táctica a partir de ahora y será ella la que al fin y al cabo nos llevará al éxito.

En un comunicado de las YPG publicado hace unos días se podría leer que incluso las personas que ahora serán reubicadas en Efrîn, es decir en su mayor parte las familias de los yihadistas, serán consideradas como objetivos militares legítimos. Por lo tanto, ¿el objetivo a medio plazo es convertir la situación en Efrîn en un estado de emergencia militar permanente para Turquía, y para que así no puedan establecer allí una administración civil como lo hicieron en al-Bab o Jarablus?

Con la ocupación de Efrîn, Turquía persigue varios objetivos que están interconectados entre sí. Por un lado, por supuesto, quiere destruir la revolución en Rojava. Por otro lado, su objetivo es un cambio demográfico en la región. Esto significa tanto la limpieza étnica como la expulsión forzosa de la gente de Efrîn y el reasentamiento allí de otros grupos de población.

Aquellas personas que se supone que van a ser reasentadas en Efrîn son principalmente las familias de los miembros de varios de los llamados “grupos del FSA” (Ejército Libre Sirio). Es decir, familias  de los combatientes de Estado Islámico, Al-Nusra, Al-Qaeda y otros grupos yihadistas y fascistas. Por supuesto, no aceptaremos en silencio la implementación de estos objetivos políticos de Turquía y demás Estados imperialistas, sino que afrontaremos el problema con toda la fuerza que tenemos a nuestra disposición. Nuestra realidad es una realidad de guerra, por lo que el Estado turco, el ejército turco y todas las fuerzas aliadas con ellos son objetivos militares. Nuestro objetivo es la liberación de Efrîn, y hasta que lo logremos, lucharemos y haremos la guerra aquí. Nunca aceptaremos la ocupación o la existencia del Estado turco en nuestro suelo. Tanto como jóvenes como pueblos de Rojava, lucharemos contra ellos y nos resistiremos hasta derrotar la ocupación.

Por esto queremos deshacernos de la ocupación, ofrecer una resistencia antifascista en contra del brutal fascismo turco y, por supuesto, defender los valores que se han creado con la revolución de Rojava. Aquí defendemos una nueva vida, un nuevo sistema, que promueve la hermandad de los pueblos y una coexistencia pacífica de todos los pueblos de la región en condiciones democráticas.

Ya has comparado la situación de la población civil con la de Şengal en 2014. ¿Existe la posibilidad de que la gente pueda huir al cantón de Cizîrê, de que se les permita pasar por la zona controlada por el régimen sirio? Y sobre todo, ¿la gente quiere irse? ¿Es previsible que la situación humanitaria mejore para lxs que se queden?

Estos son días difíciles que se viven en Efrîn en este momento. Especialmente para la población civil. No hay agua, ni pan, ni medicinas. Lxs niñxs pequeñxs y lxs ancianxs tienen que dormir en la calle o en sus coches, si han podido llevárselos. Mucha gente se ha quedado con familias en Şehba y para las demás se están construyendo viviendas temporales. También hay planes para construir un campamento entero en la región de Şehba. Al principio, intentamos construir un campamento en otra región, pero una vez que instalamos las primeras carpas, fue bombardeado con obuses. Pasar a Cizîrê es difícil. Hay algunas personas que lo han logrado hasta ahora, pero para las masas se están creando refugios en Şehba. Nuestro objetivo, sin embargo, es liberar Efrîn para que todas las personas puedan regresar a su patria.

Por supuesto, la situación siempre es complicada e imprevisible. Estamos en Oriente Medio, en medio de una guerra en la que participan todas las potencias mundiales, mientras que nosotrxs, como movimiento popular revolucionario, tratamos de imponer nuestra propia línea en contra de estas potencias.

Erdoğan no se cansa de declarar o incluso jurar que va a atacar y “liberar” el resto de Rojava, y mientras tanto también habla de las zonas del norte de Irak. ¿Cuán seriamente se toman estas amenazas y cómo crees que se van a posicionar las otras potencias imperialistas, especialmente los EE.UU., en el caso que se produzca una confrontación directa?

Erdoğan es un soñador, pero también un dictador fascista. Por supuesto, nos lo tomamos en serio. El fascismo turco no conoce límites en su inhumanidad y brutalidad. Nuestra respuesta a tal guerra será otra vez la resistencia.

No veo ningún sentido a hacer un análisis de la actual política estadounidense respecto a Siria. Vimos lo que sucedió en Efrîn, cuando todos los países de la OTAN y Rusia dieron su aprobación silenciosa a esta guerra de agresión. Incluso si hubiera algunas explicaciones o promesas, no serían más que palabras vacías. No confiamos en ningún poder externo, sino en nuestra propia fuerza.

Esta guerra no sólo se lleva a cabo contra todas las potencias mundiales, también hay resistencia contra ella en todo el mundo. ¿Cómo ves el movimiento de solidaridad y especialmente la campaña combativa # fight4afrin *?

Cuando los poderosos del mundo, los ocupantes, los fascistas y los imperialistas se han unido contra nosotrxs, nosotrxs mismxs como revolucionarixs, como oprimidxs del mundo, también tenemos que unirnos y luchar mano a mano contra la ocupación, el fascismo, el imperialismo y el capitalismo. Vemos lo que sucede en el mundo, cuántas acciones hay en solidaridad con la resistencia de Efrîn y contra el fascismo turco y los que se aprovechan de ello. Por lo tanto solo puedo calificarlo positivamente. Cualquier forma de acción que vosotrxs consideráis como legítima y necesaria, y que se lleva a cabo contra la guerra de agresión contra Efrîn, contra el fascismo y el imperialismo, es una acción legítima.

La solidaridad es el arma que a nivel internacional nos traerá la victoria. Sin esta solidaridad, estaríamos completamente solxs. Nunca tuvimos la expectativa de que algún Estado diera un apoyo incondicional a esta revolución. La única fuerza en que podemos confiar es nuestra propia fuerza y la de los pueblos cuando se organizan. La fuerza de lxs oprimidxs, cuando se dan la mano y, codo con codo, hombro con hombro, se oponen al fascismo.

Así que me gustaría agradecerles su solidaridad hasta el momento. Al mismo tiempo, mi llamamiento a todxs es: ¡No se acabó! No creáis en la propaganda del Estado turco, Efrîn todavía está en pie, Efrîn continúa resistiendo y resistirá hasta el final, hasta la victoria. Hasta que Efrîn no sea liberado, esta guerra no se detendrá. En este sentido, sólo podemos desearos a todxs el éxito en vuestras acciones. La movilización que se inició desde el comienzo de la guerra continúa, y ahora no se trata sólo de continuar, sino de hacer incluso más cosas que antes. Vamos a unirnos, terminar la ocupación y construir una nueva vida libre. Vamos a llevar conjuntamente la revolución de los pueblos oprimidos de Oriente Medio a la victoria.

Si hay un momento en que hay que actuar, es ahora. Si hay un momento en que las palabras ya no son suficientes, sino que tiene que haber hechos, es el día de hoy. Aquellxs que han estado llevando a cabo acciones durante estos dos meses, deben continuar. Aquellxs que hasta ahora sólo han estado mirando, deben pasar a la acción. No perdáis la confianza, la resistencia continuará y obtendrá resultados.

 *https://fight4afrin.noblogs.org/si-afrin-cae-sera-demasiado-tarde/

Fuente: Lower Class Magazine

Autor/Entrevistador: Karl Plumba

Fecha: 23 marzo 2018

Traducido por Rojava Azadi

Artículos Relacionados