Horacio Valdés

Militante de la Juventud Guevarista de Chile

El pasado jueves 19 de abril, la extrema derecha del país y sus adherentes fueron convocados al lanzamiento del movimiento “Acción Republicana” liderado por José Antonio Kast, una de las principales figuras de este sector político. Desde sus declaraciones nos indican que este movimiento nace para defender posturas conservadoras en cuanto al aborto y la familia, declarando que se plantean la “defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural”(1), y vinculando el narcotráfico con la izquierda cuando nos dice “la mayor amenaza para la democracia y la convivencia pacífica entre los chilenos radica en la incontrolable expansión del narcotráfico, la penetración y el control que él ejerce sobre la delincuencia común que adopta aceleradamente las peores prácticas criminales, delitos siempre asociados al gigantesco lavado de dinero que este mundo delictual produce, todo lo cual se ve agravado por sus conexiones y redes con el terrorismo ideológico de movimientos que creen en la agitación social y en la violencia como un medio legítimo para alcanzar el poder y sustituir el sistema democrático”(2). 

Respecto a lo último no debemos olvidar las propuestas en estas materias del entonces candidato presidencial J.A. Kast: propuestas que se basaban en disparar más balas contra el pueblo, ignorando en gran medida las raíces de los problemas sociales provocados por el mismo capitalismo, por ejemplo, podemos recordar cuando proponía decretar “ayuda” por parte de las fuerzas armadas para luchar contra el terrorismo mapuche(3).

A esto se le suma la caracterización que dan al movimiento tildándolo de social y que “No hemos venido a fundar un partido político ni a repartirnos cargos en la estructura partidaria, queremos poner el foco en las personas, y no en los dirigentes. No se trata de Kast o de una carrera política, sino de todos nosotros. Entre todos representamos un colectivo que debe ponerse en movimiento para ganar los espacios que han obtenido algunas minorías”(4). Kast es quien dirige este movimiento, para ellos un líder, valiente, único, defensor de sus ideas, para nosotras y nosotros es quien encarna los antivalores conservadores y los intereses de la burguesía, bajo un discurso filo-fascista, populista y en muchos casos que limita los datos señalando solo la parte de la historia que le es favorable a sus intereses.

A lo anterior podemos sumar la presencia de poco más de dos mil personas a la actividad, entre ellos el ex torturador de la DINA y ex alcalde de Providencia Cristián Labbé, el diputado de RN Cristóbal Urruticoechea, la diputada de la UDI María José Hoffmann. También es necesario tomar en cuenta el apoyo que recibe Kast y su movimiento por parte de la ciudadanía chilena, donde limitándonos a los datos de las últimas elecciones podemos ver que marca un 7.93% de las preferencias, lo que corresponde a 522.946 de votantes(5). Este número vendría a representar aproximadamente al 2.7% de la población total del país, entre a los que podemos encontrar a los sectores conservadores del cristianismo, tanto católicos como evangélicos, siendo estos últimos un poco más preocupantes debido a su masividad, agresividad y arraigo en sectores populares como las poblaciones e incluso en las cárceles.

Datos no menores son la presencia activa de este sector en las redes sociales, con memes que van en contra de lo “políticamente correcto”, personajes como Sebastián Izquierdo de Capitalismo Revolucionario y sus opiniones racistas, homofóbicas y conservadoras que se lucen a diario por estos medios, o las victimizaciones efectuadas luego de que parte de la clase se defendiera contra el fascismo en las llamadas “funas”. Otro dato relevante es el 57% de los estudiantes de octavo básico supuestamente proclives a vivir en dictadura(6) (aunque este índice bajó de un 65% que marcó la misma encuesta el año 2009), o el 10% que obtuvo J.A. Kast en la encuesta de Criteria al preguntar sobre el sucesor de Piñera en la presidencia de Chile(7).

Hasta dentro del parlamento podemos ver un posible apoyo a Kast, al menos en el campo de las ideas y lineamientos políticos, como quiénes estuvieron presentes en la ceremonia o a quiénes pretende acercar, pues en palabras de Kast se trataría de parlamentarios/as RN, UDI, EVOPOLI e incluso DC. Caso concordante son las palabras del diputado Urrutia ante el proyecto de ley que compensaría económicamente a las víctimas de la dictadura, al decir que ellos son terroristas y que por lo tanto no correspondería darles compensación, cuestión que Kast apoya con dichos como “hay dirigentes que han hecho de esto su vida usando el dolor de las víctimas para, también, fines personales”(8).

Claramente podemos encontrar diferencias significativas en entre la ultra derecha chilena y el fascismo europeo del periodo entre el fin de la primera guerra mundial y el fin de la segunda, pero aun así la primera tiene los elementos de base que permiten identificarla como fascista. Ejemplo de esto es su clara adhesión y apoyo al capitalismo, su espíritu reivindicador de lo “identitario” y el nacionalismo, el racismo y xenofobia (contra inmigrantes y mapuches), la mitificación de un líder (“emperador Kast”), la búsqueda de apoyo de masas frente a las más crueles formas de represión, y un carácter contra revolucionario reprochando toda postura de izquierda, en el caso de Chile atacando incluso a la social democracia. El punto más importante para nosotros y nosotras es la importancia para el capitalismo mundial que ha tenido el fascismo como el freno de emergencia utilizado por la burguesía contra los procesos revolucionarios que buscaban de libertad de la clase obrera. 

Ahora bien, podemos encontrar diferencias en algunos planteamientos, como es el caso de la forma del capitalismo que defienden, al fascismo “clásico” se identifica con un modelo un tanto más estatizado, en cambio el que es propuesto por la ultra derecha chilena es más apegado a la idea de dejar fuera al Estado del control de la economía buscando el reinado definitivo de la mano invisible del mercado. Por otro lado, podemos observar que los planteamientos de Kast se pueden mover normalmente dentro de este sistema democrático-burgués sin recurrir a la violencia física, pero sabemos que su discurso y sus propuestas son extremadamente violentas. Producto de estas diferencias de forma que presentan, es que preferimos utilizar el concepto de Neofascista, siendo esto una adaptación del fascismo original a las condiciones propias del capitalismo actual. Además, podemos observar una diferencia sustancial en cuanto al rol final del neofascismo en contraposición al fascismo, donde en un mundo no tan amenazado por procesos revolucionarios podemos encontrarnos a un neofascismo latente, esperando su momento de actuar e intentar aplacar la rebelión de los pueblos, mientras se esconde tras la máscara de la democracia. 

Finalmente, debemos asumir que lo único que hemos hecho para combatir al fascismo ha sido participar en funas, donde este sector se victimiza y acusa censura hacia sus ideas, y “combatirlos” en las redes sociales, peleando por quién les baja más paginas o aplica más reacciones negativas a sus publicaciones. Así pues, ante el avance del fascismo en nuestro país, como revolucionarios y revolucionarias tendremos que estar en la primera línea para la lucha contra ellos, tenemos la necesidad y la obligación de hacerlo, debemos estar presentes en la primera línea del combate contra el fascismo. 

Como Izquierda Guevarista sabemos que solo como organización no podremos luchar contra un enemigo que es de clase y que además tiene un fuerte arraigo en ella, es por eso que hacemos un llamado al conjunto de la izquierda revolucionaria chilena y latinoamericana, sectores anarquistas, feministas, y por sobre todo a quienes se declaren antifascistas, a establecer cooperación, coordinación y articulación en contra de esta amenaza real y que día a día va en aumento. Debemos levantar un trabajo antifascista concreto y consecuente, ya que es necesario frenarlos antes de que constituyan una amenaza real a nuestros intereses de alcanzar la verdadera libertad, la libertad como clase oprimida, evitando que esta lucha se limite a lo virtual y a las funas. No sabemos hasta cuándo durará esta quietud de la extrema derecha, debemos estar preparados para hacerles frente, ya que posiblemente como así lo ha demostrado la historia, el enfrentamiento no solo será en el campo de las ideas.

Nos despedimos haciendo hincapié en el real desarrollo, avance y despliegue que ha tenido fascismo bajo su cubierta democrática en el último tiempo, y la necesidad concreta que tenemos de enfrentarlo como sector político y como clase. 

 

A COMBATIR AL FASCISMO EN TODAS SUS EXPRESIONES!!

EL FASCISMO NO PASARÁ!! 

 


  1.   http://www.latercera.com/politica/noticia/manifiesto-kast-vincula-narcotrafico-terrorismo-ideologico/136423/
  2. IDEM
  3.  http://www.24horas.cl/politica/jose-antonio-kast-si-fuera-presidente-decretaria-la-ayuda-de-las-ffaa-en-la-araucania-2513149
  4.  http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/04/20/jose-antonio-kast-lanza-su-movimiento-accion-republicana-queremos-abrir-nuevos-espacios-en-nuestra-sociedad/
  5.  http://www.24horas.cl/politica/elecciones2017/resultado-elecciones-chile-2017-2568053
  6.  http://www.latercera.com/nacional/noticia/57-alumnos-8-basico-aprobaria-una-dictadura/131606/
  7.  http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/04/19/encuesta-criteria-consolida-liderazgo-de-los-outsiders-y-tendencia-a-la-polarizacion/
  8.  https://www.eldinamo.cl/nacional/2018/04/20/video-kast-acuso-a-dirigentes-que-usan-dd-hh-para-beneficiarse-le-pidieron-nombres-y-se-le-cayo-la-cara/