MI DETENCIÓN Y LA BARBARIE POLICIAL

Por Daniela Rojas, militante de la Juventud Guevarista de Chile y estudiante de Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física de la Universidad de Santiago de Chile y Secretaria de Comunicaciones del Centro de Estudiantes

Este 21 de mayo en el marco de la marcha realizada en Valparaíso con dirección hacia el Congreso Nacional, me encontraba junto a mis compañeros de la Coordinadora Octubre Revolucionario en la movilización, habiéndome propuesto como tarea ayudar a la gente que fuera atacada por los carros lanza gases y lanza agua, llevando conmigo mascarillas, amoniaco y un spray de agua con bicarbonato, de tal forma que, la gente pudiese tolerar de mejor manera el gas.

Queríamos avanzar lo más cerca posible del Congreso Nacional, en donde Bachelet realizaba su cuenta pública, refiriéndose poco y nada a las demandas históricas del movimiento de masas, y que por medio de tibias reformas –que no solucionan los problemas de fondo del pueblo trabajador– continuarán oxigenando el régimen político del capitalismo. No se puede esperar otra cosa de la tropa de corruptos que hoy conducen y dirigen nuestro país.

En el transcurso de avanzar hacia el Congreso, a eso de las 11 am aproximadamente, las fuerzas represivas reaccionaron con sus carros lanza agua y piquetes de FFEE abalanzándose hacia los manifestantes, resultando muchos compañeros arrastrados por la fuerza del chorro (recordar que aún se encuentra grave el compañero Rodrigo Avilés por el mismo actuar represivo de Carabineros). Intenté levantarme con total rapidez para salir sin poder ver lo que sucedía ya que el chorro me llegó en el rostro. Intentando avanzar dos hombres de más de 1,80 de estatura, yo midiendo a penas 1,55metros, me toman del cuello y brazos arrastrándome por el suelo, tironeándome, golpeándome los glúteos y piernas, diciéndome ‘’súbete mierda’’ hasta que logran subirme a empujones a la micro de carabineros (sufro de raticulitis S1). Ya dentro de la micro me encuentro con 6 compañeros más de la “Coordinadora Octubre Revolucionario’’, quienes por suerte, no tenían ninguna herida de gravedad y sólo leves malestares productos de los forcejeos con FFEE. A los 5 minutos y de la misma manera, nos trasladan a otro retén con las mismas palabras ‘’camina conchetumadre’’ rodeados con más de 15 efectivos de FFEE. Estuvimos ahí dentro aproximadamente una hora sin ningún tipo de ventilación, totalmente mojados. El retén avanza unos metros, se detiene y nos vuelven a trasladar a otro retén por otra hora más, éste se encontraba lleno de gas lacrimógeno dentro, totalmente irrespirable ya que tampoco contaba con ventilación. Había unos 6 detenidos más, entre ellos un menor de edad y un estudiante golpeado notoriamente, una compañera detenida solamente por sacar fotografías, otra compañera por defender a unos estudiantes que detuvieron por estar sentados en una banca. Hasta ese entonces, más de 2 horas detenidos, no nos decían la causa de nuestra detención, con tratos humillantes sin ni siquiera hacer algún tipo de lectura sobre nuestros derechos.

Fuimos trasladados a la 8va comisaría de Valparaíso, nos bajaron del retén, nos dejan en un corral y solamente hombres fueron dejados ahí, mujeres nuevamente nos suben al retén con gas lacrimógeno siendo llevadas a la 3ra comisaría. Quienes conducían el vehículo eran FFEE de Santiago, que no sabían a dónde tenían que ir, ni sabían el nombre de las calles. Llegamos tipo 14 hrs a la 3ra comisaría, en donde ya compañeros y familia se encontraban esperando nuestra libertad.

Pasa una hora cuando nos avisan que los hombres ya habían sido liberados sin cargos ni citaciones, mientras tanto, nada se sabía de alguna posible hora para que a nosotras nos soltaran. Tomaron nuestros datos por lo menos 5 veces, fuimos las primeras en llegar a la comisaria y mientras pasaban las horas, iban ingresando más mujeres y menores de edad. Una de las compañeras que llegó posterior a nosotras, fue humillada por el carabinero ‘’Francisco Hernández’’ refiriéndose a ella como prostituta, que le daría información solamente si ‘’le chupaba el pene’’ y refiriéndose a la ropa interior que llevaba ella puesta. Otra compañera con una luxación en su mano derecha, que en primera instancia no había sido llevada a constatar lesiones, y al ser trasladada, la subieron en un auto común y corriente manejado por un carabinero de civil que venía de la marcha.

Mientras tanto, FFEE nos amedrentaban con que no nos soltarían, o que nos soltarían tarde, que primero irían carabineros a nuestros hogares para confirmar domicilio, que nos llevarían a fiscalía, los menores no serían dados en libertad si no venía un familiar a retirarlo. Continuaban las burlas por parte de los carabineros de turno, riéndose y hablando irónicamente ‘’esto les pasa por andar webiando’’.

Llegaban menores de edad a los cuales los encerraron en corrales insultándolos ‘’no tengo paciencia con pendejos de mierda’’ quitándoles sus pertenencias incluyendo sus cordones de zapatillas, revisándole sus mochilas y ropa, quitándoles también, un lienzo que tenían guardado en una mochila. A nosotras también nos quitaron nuestras pertenencias.

Pasaban las horas e iban ingresando al sistema a las compañeras detenidas que llegaron después de nosotras, dejándolas en libertad sin citaciones ni nada. Ya llevábamos más de 4 horas detenidas.

Llegan otros menores detenidos, notoriamente golpeados y acusados por carabineros de “maltrato a la obra”, negándoles completa libertad.

Llegó un carabinero a pedirnos más datos, y de forma prepotente nos empieza a decir ‘’ustedes no se van a ir’’ ‘’sus direcciones para confirmar domicilio o no se van a ir de acá’’ ‘’mientras no confirmemos domicilio ustedes estarán detenidas’’ ‘’no se hagan las chistositas’’ ‘’se van a ir con citación a fiscalía u orden de arresto si no dan dirección’’.

Exigíamos información al respecto de nuestra detención y carabineros pasaban de largo, cuando alguno se dignaba a mirarnos, nos hacían callar y amenazando de que no íbamos a salir y diciéndonos ‘’déjense de webiar’’. Ya eran más de las 17 hrs y todos iban saliendo menos nosotras.

Eran las 18 hrs y aún no nos ingresaban al sistema. A las 18:30 hrs nos avisan que seremos recién ingresadas y que hiciéramos una fila para empezar a firmar y que una de las mayores de edad debía firmar por las menores para dejarlos salir (estando la familia de los menores afuera y horas anteriores nos informaban que solamente familiares podían liberarlos). En ese momento, los otros menores de edad acusados por maltrato a obra de carabineros son llevados a calabozos con orden de detención, nosotras en actitud de solidaridad les dijimos ‘’fuerza compañeros, mucho aguante’’ cuando los carabineros de turno y FFEE nos dicen ‘’ya me aburrieron con su webeo, no se van a ir, devuélvanlos al corral’’ ‘’ustedes son de Santiago no tienen que andar weando acá’’ y carabineros nos toman empujándonos nuevamente y encerrándonos. Ya empezamos a desesperarnos, no contábamos con abogados ni nadie que viera si el procedimiento era legal, solamente burlas, insultos, amenazas y amedrentamiento. Cuando quedaban 10 minutos para las 19 hrs nos llaman para firmar, diciéndonos ‘’quedan en libertad con citación, ¿están conformes con su libertad ahora?’’ todo de manera irónica, burlas y risas.

A las 19 hrs, pues, estábamos ahora sí, libres. Nuestros compañeros y familia se encontraban afuera, igual de indignados, enrabiados y desesperados que nosotras, 8 horas de humillaciones, 8 horas de insultos y 8 horas de amenazas negando nuestra salida. No rompí ningún negocio, no tiré ninguna piedra, no robe ni golpee a ningún FFEE, y aunque así fuera, nadie tiene derecho a jugar y burlarse de nuestra libertad, nadie tiene derecho a humillarnos ni ejercer violencia física ni psicológica, no se debe seguir criminalizando ni naturalizando la violencia física ni psicológica, es necesario que de una buena vez se acabe la brutalidad policial.