¡Viva la revolución cubana!

“Cuba duele de manera especial a los imperialistas. ¿Qué es lo que se esconde tras el odio yanqui a la Revolución Cubana? ¿Qué explica racionalmente la conjura que reúne en el mismo propósito agresivo a la potencia imperialista más rica y poderosa del mundo contemporáneo y a las oligarquías de todo un continente, que juntos suponen representar una población de trescientos cincuenta millones de seres humanos, contra un pequeño pueblo de solo siete millones de habitantes, económicamente subdesarrollado, sin recursos financieros ni militares para amenazar ni la seguridad ni la economía de ningún país? Los une y concita el miedo. Lo explica el miedo. No el miedo a la Revolución Cubana; el miedo a la revolución latinoamericana…”

Segunda Declaración de La Habana

El día primero de enero de 1959, las fuerzas guerrilleras del Ejército Rebelde, lideradas por el Movimiento 26 de Julio, en conjunto con otras fuerzas políticas y apoyándose en los sectores más combativos del movimiento de masas, lograron conquistar el poder político, derrotando a la tiranía de Fulgencio Batista, uno de los tantos títeres del imperialismo yanqui en Nuestra América.

Este acontecimiento, hermoso e importante, significa para la historia de la humanidad y particularmente de Nuestra América, la apertura de un nuevo período, de un antes y un después en la trayectoria de liberación de nuestros pueblos.

La Revolución Cubana permitió un influjo revolucionario, el cual se expresó, práctica y teóricamente, en el nacimiento de nuevas organizaciones revolucionarias, en la profundización de la lucha de clases a escala continental y de manera genial, en la revitalización de la teoría revolucionaria.

Cuba nos levanta la moral y enseña con su ejemplo que es posible conquistar la victoria revolucionaria y edificar el socialismo.

El pueblo cubano y su heroico combate en Playa Girón, debe ser motivo de orgullo para todos los latinoamericanos: primer triunfo sobre el imperialismo yanqui en Nuestra América. ¡Qué linda es Cuba! ¡Qué feliz estaría José Martí! ¡Qué alegre estaría Bolívar! ¡Sandino! ¡Mella! ¡Farabundo Martí! ¡Emiliano Zapata!

Cuba, patria hermana, patria latinoamericana, patria proletaria, patria libertaria. Eres una pequeña isla, pero con gente cuyo corazón es gigante y activo. Vuestro internacionalismo, es un ejemplo para Nuestra América, y en especial para toda la juventud. Definitivamente, nunca olvidaremos vuestra gesta heroica en Angola, el Congo, Namibia, Guinea Bissau, Mozambique y otros países del África. Y esto, sólo por nombrar ejemplos muy específicos, sabemos que Cuba ha solidarizado con los pueblos más pobres y oprimidos de las formas más diversas y en los momentos más complejos: ¡Sin otra satisfacción que la del deber cumplido!

Hermana Cuba, Pueblo Combatiente, Nuestra América saluda un nuevo aniversario de vuestra revolución y reconoce los importantes esfuerzos que has desarrollado por la emancipación de la humanidad, de los subyugados y oprimidos, no estás sola, miles seguimos luchando en la senda guevarista por el triunfo revolucionario Continental, Tricontinental y Global.

¡¡Con el ejemplo del Moncada!!

¡¡Con el ejemplo de Santa Clara!!

¡¡A construir la fuerza revolucionaria para vencer!!

¡¡Liberación Continental o Muerte!!