Sobre el Imperialismo, el Terrorismo y la decadencia capitalista

Por Ariel P

Izquierda Guevarista de Chile

 Documento en formato PDF

“El provecho es el gran ídolo de nuestra época, al que se someten todas las fuerzas y rinden tributo todos los talentos.”

Friedrich Schiller

¿Quién no se estremeció cuando explosivamente la prensa del capital difundía las operaciones simultaneas del 13 de noviembre en Paris efectuadas por el Daesh (Estado Islámico, EI)? Y es que tal como lo fue una mañana del 11 de septiembre del 2001, los ojos y corazones del mundo occidental de forma sorpresiva y repentina, sin razón alguna, deben atravesar acciones que no tienen una explicación ni un corelato con el actual progreso de la sociedad. ¡Y en Francia! ¡La misma Francia que representa, que condensa los bellos y nobles ideales sobre los cuales se desenvuelve la libertad mercantil del capital! Pobres de aquellos inocentes que irracionalmente sucumben ante la acción de una especie de monstruo que viene del exterior.

Efectivamente ninguna individualidad y menos colectividad que se comprometa con un proyecto revolucionario, que sublime en todo ámbito al actual podría compartir el asesinato por una mera instrumentalización. No obstante, a propósito de las posiciones de encuentro, de solidaridad y paz, donde extrañamente se respira el clima del acuerdo, de los intereses mundiales comunes, creemos que el mero rechazo “ético” –que es más bien la mecánica de la alienación al interior de la reproducción capitalista- es una nebulosa que solamente busca esconder los diversos elementos que hoy decantan en operaciones de alto calibre por parte de organizaciones fundamentalistas.

Nos podemos preguntar acaso si algún francés más allá de la torre de parís, la paz y el diseño gráfico se habrá preguntado –y encontrado respuesta- las razones de los ataques en la capital francesa. La verdad es que no es difícil.

El capitalismo es sinónimo de crisis, como también es sinónimo de constante guerra. Naturalmente no nos referimos mezquinamente a una crisis en la esfera de la producción, sino que, a la constante situación de miseria y alienación, de barrera hacia el libre desenvolvimiento de las capacidades de los seres humanos. ¿Qué pasa cuando esos dos sinónimos, guerra y crisis se combinan? La tendencia hacia la monopolización mundial por parte de los núcleos de grandes capitales, más en un tiempo de escases y en donde la especulación termina mostrando su aspecto anárquico, sin duda no se desarrolla con simples negociaciones ni tratados de libre comercio. Existen pueblos y pueblos, gobiernos y gobiernos. Si bien (salvo contadas excepciones), nadie se opone a la ley de valoración y alienación capitalista, como lo es nuestro gobierno como mejor e ilustre ejemplo, hay bloques u naciones que no son utilizados con facilidad para los intereses rapaces y destructivos del capital imperialista. Lo mostro Iraq, Afganistán, Libia. El pueblo del oeste de Ucrania y también en su momento los impulsos soberanos por algunos sectores chavistas en Venezuela.

Los escases petrolera y las posiciones geopolíticas, produjeron que el Imperialismo volcara sus esfuerzos hacia el medio oriente. Dentro del camino se conformaron nuevos bloques, BRICS, por ejemplo. Y los gastos militares terminaron por ser un lastre más que un beneficio para la golpeada economía capitalista. Tropas retiradas de Colombia por parte de EEUU, de Afganistan y de Iraq. Sin duda el trabajo de Estados Unidos no sería posible sin la ayuda de sus viles cómplices. Se apuntan en primera fila Israel (que lleva miles y miles de palestinos muertos, en menos de dos o tres años) y nada más ni nada menos que la “pobre” y “maltratada” Francia.

La invasión por pate de estas bestias imperialistas fracasó. No obstante, el trabajo de inteligencia se desarrolló de forma intensa. Si ya para la expansión en Iraq previamente la CIA recluto y entreno a hombres para desestabilizar aquel país. Esos mismos hombres se transformarían en Al Qaeda. Previo a la actual situación en Siria, con el mismo objetivo de desestabilizar a este país la CIA dota material e intelectual a un grupo de mercenarios. Aquellos mercenarios son hoy lo que se conoce como Estado Islámico.

Si bien con varias deficiencias en el Plan, que no son más que expresión de la decadencia capitalista, hoy tales objetivos de monopolización y destrucción de los recursos de los pueblos se siguen desarrollando indiscriminadamente.

¡Y es que Estados Unidos, Francia y sus aliados tienen la osadía de hablar y asustar al mundo con el terrorismo de oriente! Pero vaya que se les olvida que durante décadas y siglos son ellos mismos los que han derrochado sangre por las diversas tierras del planeta. Se mencionó en la prensa burguesa del mayor atentado terrorista en décadas. Se habrán olvidado aquellos misóginos periodistas los miles y miles de muertos en Palestina a manos de Israel, los 43 desaparecidos en México parece que son un guion secundario frente a la parafernalia burguesa occidental. ¿Y Francia se habrá olvidado de Vietnam, de Argel, Costa de Marfil etc?

¿Puede sorprendernos por ende tal ataque en las calles y recintos de Paris y Saint-Denis? Cualquier francés consiente de las actuaciones de la mafia que los gobierna podrá dar cuenta que lo que menos se siente es sorpresa, dicen que lo que se cosecha se siembra.

Si se siembra basura, que además busca vulgarizar milenarias creencias (como el islam, profundizando su estigmatización) –tal como hoy el capitalismo arrasa con todo lo que alguna vez vislumbro en su época de Luz la burguesía más radical-, y si esa siembra se riega bien la cosecha de maleza será aún peor. Tal es la relación entre los terroristas de un lado y los terroristas del otro. También del otro (y es que en la alienación izquierdista Putin hoy aparece como un verdadero referente).

La decadencia capitalista sigue mostrando los limites, los márgenes que nos muestra la desgracia sobre la existencia de los hombres. Hoy el pueblo sirio lo sufre. Según corresponsales de la BBC[1] el E.I no ha retrocedido ningún centímetro de su recinto de la reacción – ¡sí el califato como condensación del patriarcado es una vuelta a la rueda hacia atrás! -.

Rechazamos toda concepción que busque asfixiar en dogmas rígidos y deshumanizantes las relaciones sociales como lo promulga hoy el califato del Daesh. A la vez que condenamos firmemente la farsa que busca imponer el Imperialismo sobre la conciencia de hombres y mujeres con el ahora “viejo cuento” del terrorismo. Sabremos que el capitalismo no escamita recursos a la hora de sustentar su miserable existencia. No le importa acabar y mutilar a niños, mujeres embarazadas, padres y madres como lo hace hoy con el pueblo sirio.

Desde ya la izquierda revolucionaria debemos solidarizamos firmemente con este pueblo oprimido y explotado, que por mezquinos intereses ve como el gobierno de Al Asad para a ser un argumento más en la paradoja de sangre que ha impuesto el Imperialismo sobre el Medio Oriente.  Saludamos el impulso de sectores del pueblo francés que van en contra de las medidas bestiales de Francia, que se ha saltado sin ningún resquemor los estatutos de la ONU (vaya farsa no la de estos países ricos que levantan institucionalidad para luego pasarla por encima) para impulsar los ataques militares y que descaradamente hoy se reúnen con sus amigos depredadores del planeta para comentar sobre cómo salvar al mismo que siguen y seguirán destruyendo.

Sumamos nuestro más enérgico repudio a la farsa de los diferentes sectores dominantes que solidarizan y condenan el terrorismo. ¿No se avergüenza la señora Bachelet al condenar el terrorismo cuando hoy gasta millones de dólares[2] en sofisticar su ofensiva y asesinatos sobre el pueblo mapuche? ¿No tiembla el señor Horacio Cartes[3] al condenar el terrorismo cuando en Paraguay día a día mueren campesinos, trabajadores y militantes de izquierda, donde unas burdas elecciones municipales son la excusa para asesinar a destajo a dirigentes que están al lado de su pueblo?

A su vez dentro de toda esta barbarie debemos hacer nuestras las banderas del PKK, de sus diversas organizaciones revolucionarias de combate, socialistas y antipatriarcales, reconocemos en el vivo ejemplo de los compañeros y compañeros, en el combate honesto y radical que siguen librando en el Kurdistán la única salida posible a esta anarquía capitalista: la revolución.

Diciembre de 2015

[1]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151127_gch_estado_islamico_isis_territorio_ganando_perdiendo_lv

[2]http://www.biobiochile.cl/2015/11/26/ministerio-del-interior-entrega-jeep-blindados-a-carabineros-en-la-araucania.shtml

[3]http://www.nodal.am/2015/11/presidentes-de-la-region-expresan-su-repudio-frente-a-los-atentados-terroristas-en-paris/