Las AFP como expresión de la lucha de clases

Las AFP como expresión de la lucha de clases

DOCUMENTO COMPLETO EN FORMATO PDF

El que desconoce la verdad es un ignorante;

 pero el que la conoce y la desmiente, es un criminal

Bertol Brecht

Por Lefutray, Izquierda Guevarista de Chile

Durante el último tiempo algo ha cambiado. Se ha iniciado un cuestionamiento en torno a uno de las reformulaciones más trascendentales emprendidos por la dictadura: el sistema de AFP. Quizás nos encontremos en una coyuntura política importante que le permita a la clase dar un salto en sus niveles de conciencia, organización y, quién sabe, incluso radicalidad. Quizás no. Lo innegable es que se ha puesto en el tablero una discusión que hace dos décadas parecía salida del “otro lado del Muro de Berlín”. Nos referimos específicamente a la discusión en torno al aspecto colectivo de la previsión social, debate que la burguesía nacional había resuelto hasta hace poco haciéndole un guiño incansable a la exaltación de la individualidad y apelando al siempre amoldable concepto de “clase media”. Todo ello acompañado de su típico comodín: el esfuerzo propio. Sin embargo, esta consideración ha cambiado ligeramente: Ahora hay una pequeña fisura en el vitral que oculta la realidad del capitalismo.

A lo largo del presente artículo, se esboza un análisis al sistema de AFP a la luz de los principios ideológicos que lo sustentan  y que lo convierten en un modo de dominación alterno de la burguesía. En primer lugar, se realizará una reflexión en torno a sistema y a su relación como expresión de la lucha de clases en nuestro país. En segundo lugar, se analiza cómo opera específicamente uno de estos principios: el individualismo metodológico como base de los ejes del modelo de AFP.

Las AFP como expresión de la lucha de clases

La lucha de clases se da en una multitud de frentes. No hace falta ver el enfrentamiento directo y desatado –que sólo suele darse ocasionalmente– entre representantes de dos clases para hablar de lucha de clases, pese a lo que insinúe la primera palabra del concepto. Así, basta la mera confrontación de intereses para hablar de “clases en lucha”. Eso es precisamente lo que se observa en el sistema de AFP: una clase a la que ya no le basta con “sólo” obtener cantidades descomunales de plusvalor de los trabajadores de sus empresas, sino que además descaradamente usa los fondos previsionales de los mismos para mantenerlas. ¡Y de manera obligatoria! Por tanto, el sistema de AFP puede ser interpretado, sin medias tintas, como una expresión de la lucha de clases en el Chile actual.

Las AFP fortalecen de manera sustantiva el poder de la burguesía nacional e internacional sobre el resto de la población del país. La coacción en este caso es doble: el trabajador deberá ser obediente para no perder su puesto de empleo y, consecuentemente, poder subsistir en el tiempo presente. Asimismo, deberá ser sumiso para poder sobrevivir en el crepúsculo de su vida, en el tiempo futuro. Ciertamente, tal asimetría entre trabajadores y burgueses podría ser, hasta cierto punto, contrapesada mediante la organización sindical. No obstante, esto se complica con una reforma laboral que debilita al movimiento sindical (Ballesteros, 2016). En este caso, el escenario tiende a ser favorable a la burguesía.

Las AFP y el individualismo metodológico

La seguridad social puede ser entendida como “la protección que ofrece una sociedad a personas y hogares, destinada a garantizar el acceso a la asistencia sanitaria y la seguridad de los ingresos, particularmente en situaciones de edad avanzada, desempleo, enfermedad, discapacidad, lesión profesional, maternidad o pérdida del sostén de la familia.” (OIT, 2002). Bajo estos términos, la protección que ofrece la sociedad no puede ser otra más que la de la acción recíproca, frecuentemente mediada de modo indirecto por un organismo. Por ende, en este caso, la seguridad social se constituye como una relación que trasciende de lo meramente mercantil.

Chile no ha ratificado el Convenio 102 de la OIT (OIT, s.f.). Este convenio apunta, básicamente, a considerar la seguridad social como un derecho más que como un servicio. ¿A qué se debe esto? Para responder esta pregunta, debemos prestar atención a los cimientos ideológicos que conforman la arquitectura política y económica del capitalismo aplicado en Chile durante la dictadura de Pinochet. Dentro de éstos encontramos, especialmente, el individualismo metodológico y el principio de la catalaxia (orden espontáneo). Basta con analizar estos dos cimientos para vislumbrar el despliegue que generan factualmente dentro de la sociedad. De esta manera, el individualismo metodológico aplicado deriva en la competencia descarnada, en un individuo alienado con respecto a su contexto y en un ensimismiento de los sujetos. Por otro lado, la creencia en la orden espontáneo del mercado capitalista repercute en que un rechazo hacia la planificación. Así, las AFP se basan en el principio de que los individuos deben únicamente “cargar con sí mismos” a través de su propio “mérito” bajo un sistema de seguridad social no planificado, vale decir, regulado por el mercado.

  La relación entre las ideas de las escuelas económicas de Chicago y Viena y el modelo de AFP es clara. Es más, cuando Fernando Villegas, baluarte intelectual de la burguesía criolla, expresa en relación a los críticas a las AFP que “no tiene ninguna solidaridad, y nunca la va a tener, con aquellos que pretenden vivir parasitariamente de los demás” (El Desconcierto, Julio de 2016) pareciera que Hayek estuviera hablando a través suyo. Esto, sin duda alguna, es sumamente esperable de la boca de un intelectual de tales características. Sin embargo, lo no esperable es que tales apreciaciones vengan de un trabajador asalariado y explotado de cualquier rubro. Éste en esto estriba precisamente el mayor “éxito” de la dictadura: haber transformado los intereses de una clase en los intereses globales de una sociedad.

Algunas conclusiones

Parece evidente que el sistema de AFP se constituye como un instrumento de dominación burgués. Asimismo, parece visible que las AFP responden a un modo específico de entender, a grandes rasgos, las relaciones entre los seres humanos. No obstante, a la hora de abordar el asunto de la relación entre el movimiento de masas, en este caso, el movimiento NO + AFP, y la táctica a asumir en aras de agudizar las contradicciones del sistema las respuestas no parecen del todo claras. En este sentido, surgen una serie de interrogantes como la siguiente: “¿Hasta qué punto se puede hacer avanzar al movimiento de masas en pos de generar cambios considerables en las relaciones económicas dentro de un régimen burgués lleno de contradicciones de este tipo?”. Tal interrogante es una de las tantas que deben servir como brújula a la hora de buscar cierta conducción en el movimiento.

Agosto del 2016


Referencias

Ballesteros, S. (2016). AFP estatal, ley corta para el sistema de AFP y el fin de las reformas estructurales. Estudios Nueva Economía. Recuperado de http://www.estudiosnuevaeconomia.cl/2016/06/02/afp-estatal-ley-corta-para-el-sistema-de-afp-y-el-fin-de-las-reformas-estructurales/ el 21 de agosto de 2016

El Desconcierto (Julio de 2016). Villegas a favor de las AFP: “No tengo ninguna solidaridad con aquellos que pretenden vivir parasitariamente”. El Desconcierto. Recuperado de  http://www.eldesconcierto.cl/pais-desconcertado/2016/07/23/villegas-a-favor-de-las-afp-no-tengo-ninguna-solidaridad-con-aquellos-que-pretenden-vivir-parasitariamente/ el 21 de agosto de 2016

Organización Internacional del Trabajo. (2002). Hechos concretos sobre la seguridad social. Recuperado de http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/documents/publication/wcms_067592.pdf el 21 de agosto de 2016

Organización Internacional del Trabajo. (s.f.). Convenios y protocolos actualizados no ratificados por Chile. Recuperado de http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:11210:0::NO::P11210_COUNTRY_ID:102588 el 21 de agosto de 2016

CqUxWMMWYAEw-Qj