Apuntes sobre la lucha de clases en Chile durante la Unidad Popular

Apuntes sobre la lucha de clases en Chile durante la Unidad Popular 

Francisco Cornejo Méndez

Militante Izquierda Guevarista de Chile

La lucha por el poder, antesala al control de los medios de producción

La clase obrera y el pueblo, y por tanto también los revolucionarios, han  sufrido una  derrota. La responsabilidad de esta derrota, no es del socialismo, ni de los trabajadores, ni de los revolucionarios, sino de la política reformista. 

 Movimiento de Izquierda Revolucionaria, diciembre 1973

El golpe de estado de 1973 fue un hito que transformó brutalmente la historia de Chile. Muchos chilenos aún se convencen que ésta es la fecha en que cayó el gobierno de Allende y la Unidad Popular; si bien esto es cierto, el golpe de estado no sólo acabó con la UP, también puso fin a casi un siglo de  desarrollo de la organización obrera, la conciencia de clase y la construcción del proyecto político de los explotados de nuestro país.

Hasta el día de hoy, la izquierda se encuentra bastante dividida en sus análisis sobre el fracaso histórico de la UP, y gran parte de ese error radica en la falta de autocríticas de parte de los partidos que la conformaron. Y en su momento, la falta de consenso respecto a temas tan importantes en un proceso revolucionarios tales como la violencia política, el rol del Estado, no como ente conciliador de las clases, sino como herramienta de dominación de una sobre la otra. El desarrollo integral de las fuerzas productivas por sobre los medios de producción, etc.

Si hacemos un breve análisis del proceso que llevo al triunfo a la UP, podemos percibir que desde los años 60’ las contradicciones entre las clases sociales se empezaron a acentuar, durante el gobierno del demócrata cristiano Frei Montalva, período en el cual, se abrió paso al movimiento popular en el ámbito institucional, se incrementó considerablemente la sindicalización en el área industrial y campesina. Muchos de estos últimos, se fundaron al alero del Partido Demócrata Cristiano como una forma de evitar la presencia socialista y comunista en el campo.

Según el profesor Juan Carlos Gómez, en el año 1967 se produce la ruptura del pacto de dominación, que era el principal soporte del llamado “Estado de compromiso” desde la década de los treinta. El autor reconoce tres acontecimientos que facilitan esta ruptura y que condujeron a una crisis de Estado. En primer término, la reforma constitucional de enero de 1967 que terminó con la protección constitucional del derecho de propiedad privada; en segundo lugar, la promulgación en abril de ese año  de la Ley N°16.625 que permite la sindicalización y la organización social de los campesinos; y por último en julio la promulgación de la Ley N° 16.640, que impulsa de manera legítima la Reforma Agraria, es decir la distribución de la propiedad privada entre los no-propietarios. Con estos tres acontecimientos jurídicos “el Estado pierde su rol de protector de la propiedad privada, asumiendo una función que no le corresponde: la de ampliar los derechos sociales de los ciudadanos”

Pero este año no sólo fue el año de las reformas constitucionales y del desarrollo de los derechos ciudadanos, también fue el año en que los estudiantes universitarios manifestaron activamente sus demandas y la reforma universitaria constituye un poderoso cuestionamiento por parte de los jóvenes, quienes además se sumaron al creciente movimiento de masas y en varios casos a la dirección política de los frentes de masas, formando parte activa en los procesos de organización popular.

DESCARGAR DOCUMENTO COMPLETO EN FORMATO PDF