POBRE NIÑO

Pobre niño

 

Y que fue de aquel niño proletario,
¿fue proletario el resto de su vida?,
 vio destellos del socialismo,
 esfumarse
 por los disparos de los militares.
Pobre niño proletario,
 quizás a su corta edad
 le quitaron lo único que le quedaba,
 su vida.
Tal vez el niño proletario creció siendo proletario
 y fue mermado por las nuevas ideas de izquierda,
 las que hablan de conciliación,
 de perdón y olvido.
¡Ay, como me perturba saber del niño proletario!
¿En qué se diferencia
 si el niño proletario vivió o murió?,
las calles pesan tanto en el día como en la noche,
¿que le podrían ofrecer al niño proletario,
 más que una mujer proletaria llorando,
 vendiendo su alma,
 por un poco de pan y no por dignidad?.
O quizás,
 se casó con la mujer proletaria,
 las cosas no funcionaron,
porque no había donde vivir,
 para criar a los futuros niños proletarios.
Entonces,
en secreto la mujer proletaria
 sangró dos horas
 y brotaron lágrimas de amargura,
¡Ay, como me perturba saber del niño proletario!

 

Por Ayelén

Militante de Izquierda Guevarista de Chile